Lliuraments a compte

Entregas a cuenta

¡Recuperamos el dinero a cuenta en concepto de una vivienda que nunca le entregaron!

Cuando hay incumplimiento en la entrega de la vivienda por parte del promotor, el comprador tiene dos derechos: resolver el contrato con la devolución del dinero entregado más los intereses o pedir una indemnización. Aunque para exigir la resolución de la compra de la vivienda y devolución de las cantidades entregadas a la promotora, no basta con cualquier incumplimiento, sino que debe de tratarse de un incumplimiento grave y esencial que frustre nuestras expectativas como compradores.

En la práctica esto no es tan fácil, ya que muchos jueces a veces amparan cierto retraso en la entrega de la vivienda y no consideran como grave el incumplimiento legal de asegurar las cantidades entregadas a cuenta.

Así, cada caso es un mundo y hay que estudiarlo bien analizando las circunstancias concretas y valorando los puntos para basar la reclamación.

La forma de plantear las demandas, la forma de argumentar y de presentar la jurisprudencia, cómo se plantean los hechos y las consecuencias… condicionan mucho la decisión judicial. Por eso es determinante contratar buenos abogados que tengan experiencia en este campo. La estrategia jurídica que se siga también es crucial, y también es importante conocer cuál es el criterio de los tribunales donde se va plantear el litigio.

En Prats Advocats solo cobramos si usted cobra.

 

Obligación de avalar las entregas a cuenta por parte del promotor

La ley 57/1968, de 27 de julio sobre percibo de cantidades anticipadas en la construcción y venta de viviendas (en vigor hasta el 1 de enero de 2016) obligaba a las promotoras a garantizar la devolución de las cantidades entregadas a cuenta, por los compradores, con un seguro o aval bancario, y a que, ese dinero, quedara depositado en una cuenta especial que solo se utilizaba para la construcción de las viviendas. De esta forma, finalizado el plazo pactado, si no se hace la entrega de la vivienda al comprador, este puede resolver el contrato y solicitar la devolución de su dinero más el 6% anual de interés.

Ahora y desde el 1 de enero de 2016, esta obligación de garantizar la devolución de cantidades viene regulada  en la Disposición Adicional 1ª de la Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación donde el consumidor tiene dos años, a contar desde la falta de entrega de la vivienda en plazo, para ejecutar el aval bancario y reclamar su dinero.

 

Compra sin aval. La responsabilidad de los bancos.

Si la promotora no entregaba al comprador un aval bancario o seguro alguno que garantizara la devolución del dinero a cuenta en caso de paralización de la obra o de falta de entrega en el plazo establecido en el contrato de compraventa el consumidor se encontraba desamparado.

Ante esta situación, el Tribunal Supremo considera que el banco donde se depositaban las cantidades entregadas por el comprador es responsable solidario, junto con la promotora, de la devolución del dinero.

En definitiva, el Tribunal Supremo considera que si un banco acepta que un promotor abra una cuenta para la construcción de una promoción de viviendas donde se van ingresando las cantidades que le pagan los compradores, el banco tiene obligación de comprobar que, la promotora, tiene seguro o aval para garantizar la devolución del dinero. En caso contrario, el banco es responsable directo de esa devolución frente al consumidor.

 

Resolución del contrato por incumplimiento del promotor

No se considera incumplimiento en la entrega de la vivienda por parte del promotor el mero retraso justificado de unas pocas semanas. En ese caso, solo podríamos reclamar, al promotor, una indemnización por los perjuicios que nos haya ocasionado ese retraso.

Sin embargo, si el retraso ya no es de unas semanas, sino de meses, y ademas se carece de una justificación, los Juzgados suelen considerar que ese retraso es grave y es motivo para resolver la compra.

Por último, si en el contrato se pactó específicamente que la fecha de entrega era algo fundamental para la compra por el consumidor (porque se mudaba, se casaba…) la falta de entrega en ese plazo, aunque sea por poco tiempo, sí puede ser causa suficiente para la resolución.